Donde hay amor, hay visión (Ubi amor, ibi oculus) - Ricardo de San Víctor



buscador n√ļmeros anteriores
merece la pena
Trilogía, H. D.
Traducción: Natalia Carbajosa. Lumen, Barcelona, 2008
Comparte esta pŠgina de IbiOculus



Extravíos "H. D."

Francisco Calvo Serraller para Babelia

¬ęHacer de las iniciales el signo p√ļblico de su reconocimiento art√≠stico puede responder a muchas causas, no s√≥lo psicol√≥gicas. Los artistas pl√°sticos, por ejemplo, las han empleado como la m√°s econ√≥mica forma de estampaci√≥n de su propia marca. Reconozcamos que esta decisi√≥n es m√°s inusual en un poeta, cuya p√ļblica celebraci√≥n casi nunca ha sido condicionada por un √©xito mercantil. Tal fue tambi√©n el caso de la poeta estadounidense Hilda Doolittle (Bethlehem, Pensilvania, 1886-Z√ļrich, 1961), que acept√≥ firmar como "H. D." por indicaci√≥n del que, en su juventud, fue su mentor y prometido, el mism√≠simo Ezra Pound. Como √©ste y T. S. Eliot, H. D. se instal√≥ en Europa, donde transcurri√≥ las tres cuartas partes de su err√°tica existencia. No obstante, al margen de su car√°cter t√≠mido y retra√≠do y de su aspecto f√≠sico bastante intemporal, por no decir que "anticuado", cuando mejor se comprende la reducci√≥n de su nombre a las iniciales es al leer la poes√≠a de H. D., no s√≥lo por su manifiesta concisi√≥n, sino porque adopta el papel de una descifradora de palimpsestos, esos viejos y gastados papiros que superponen la escritura emborronada de la memoria m√≠tica.¬Ľ

(leer m√°s...)




contacto
www.ibioculus.com | © 2008