Temo que no nos libramos de Dios, porque creemos todavía en la gramática - Friedrich Nietzsche



buscador números anteriores
poético mundo
Poesía italiana: Occorreva che nascessi (Gianfranco Lauretano)
Textos y poemas traducidos por Ricardo Sánchez
Comparte esta página de IbiOculus


Gianfranco Lauretano, reseña bio-bibliográfica
Sobre la poesía de Gianfranco Lauretano
Sobre el traductor, Ricardo Sánchez
Occorreva che neascessi (selección)


Gianfranco Lauretano, reseña bio-bibliográfica



FOTO: Cedida por el autor

 

Gianfranco Lauretano nació en 1962 en Sessa Aurunca (Cesena, Italia). Actualmente vive y trabaja en Cesena.

Ha publicado los libros de poesía La quarta lettera (Forlì, 1987), Preghiera nel corpo (Forlì 1997), Occorreva che nascessi (Milano 2004), Sonetti a Cesena (Cesena, 2007) y el volumen de prosa lírica Diario finto (Brescia 2001).

Dirige la colección «Poesía contemporanea» y la revista trimestra literaria clanDestino para la casa editorial Raffaelli de Rimini. Es fundador y director literario de la revista de arte y literatura «Graphie» y forma parte del cómite de redacción de la revista de crítica y literatura dialectal «Romañola Il parlar franco».

Colabora con ensayos literarios en revistas y periódicos, en los que además desarrolla actividades de crítica literaria. Ha publicado, entre otros, un comentario a los cantos XXIX, XXXII y XXXIII del Purgatorio de Dante (Rizzoli, Milán 2001)

Ha traducido poetas del portugués y del ruso, entre ellos el poema narrativo El jinete de bronce de Alexander S. Pushkin (Rimini 2003) y la primera antología poética de Osip Mandel’štam, La pietra e altre poesie, de próxima aparición en Il Saggiatore di Milano.

En el año 2008 se publicó su estudio monográfico La traccia di Cesare Pavese, (Bur- Rizzoli, Milano).

 

 


 


Gianfranco Lauretano por Davide Rondoni


Reproducimos traducidas a continuación algunas de las notas de presentación que aparecen en la edición de Occorreva che nascessi, a cargo de Davide Rondoni:

«He aquí un poeta “sin pudor”. Lauretano proviene de esa tierra de la Romagna que está entre Forlì y Santarcangelo, entre la caridad de Meloso y la pasión de Cagnacci, entre el curso de las colinas y la vastedad del mar. Es un poeta que no tiene pudor en tocar temas y formas que parecían vedados o al menos desaconsejables en lo que él mismo definió con el término “poetically correct”. En su lenguaje llano aunque denso, donde las lecciones de los dialectales de la Romagna y los grandes poetas rusos de principios del siglo XX se funden, aparecen su hija Agnese, su mujer-muchacha Sabina, la indignación, la herencia de la fe, el trabajo diario, los paisajes nada extraordinarios. Pero aparecen –y aquí está la verdadera raíz de su valor impúdico-- sin pedir permiso a la literatura, y se confían a la poesía como a un gesto sencillo y vital porque tienen un valor positivo e infinito. Es un gesto de memoria, de custodia. En su poesía, a diferencia de mucha de la literatura que nos rodea, las cosas, la presencia de las personas en cuanto signo de su propio valor inmensurable, empiezan en la memoria. El inicio de una presencia, de una palabra, de una persona, de hecho, es el punto en que en la trama de la historia apremia lo eterno que la genera. Aún cuando se toman en su “fin” o en su “crisis”, las cosas de la vida son siempre inicios memorables. Insertándose por tanto en el pequeño coro de los poetas que se han ensimismado con el misterio de los “inicios”, desde Rilke a Bertocchi, desde algunas obras de Pascoli a Luzi, Lauretano añade, finalmente, su sello y su estilo, y su poderosa humildad.»

Davide Rondoni

 


 

 

Sobre el traductor, Ricardo Sánchez


Ricardo Sánchez nació en Madrid en 1975. Se licenció en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Madrid en 1999 y desde ese año ha trabajado como profesor de Lengua y Literatura de enseñanza secundaria.

Ha realizado distintas traducciones y correcciones para la editorial Ediciones Encuentro y la revista cultural Huellas, con quienes sigue colaborando.

Actualmente, cursa el Master en Creación Literaria en la Escuela Contemporánea de Humanidades de Madrid y es autor de algunas narraciones breves inéditas.

 


 


Occorreva che nascessi (selección)

 

Vedi, occorreva che nascessi perché prima
c´era  nel mondo un buco di parole
a chiederti così dolorosamente
da essere senza fiato né voce
da non sapere che eri tu
che giochi e ridi di nascosto
tu così, tu figlia
eri tu che non c´eri
in quel vuoto che non ricordo
tanto era assurdo
che non mi figuro più
come se fossi qui da sempre, tu che ci
sei sempre stata.
Mira, hacía falta que nacieses porque antes
había en el mundo un hueco de palabras
que te pedía tan dolorosamente
que existieras sin aliento ni voz
que no supieses que tú eras
que juegas y ríes a escondidas
tú así, tú hija
eras tú que no estabas
en aquel silencio que no recuerdo
tan absurdo era
que no puedo imaginarlo
como si estuvieras aquí desde siempre, tú que
siempre has estado.

 

 

La mia bambina è bellissima
presenza da lontano
come una nuvola nel cielo
d´estate a evidenziarlo
gli amici, popolo piccolo
di atleti e vignaioli
chi ride e chi grida sull´abisso
e la morte che si avvicina
sulla strada che verrà
quando lucido o assonnato
avrà voglia di venire
quasi bella quasi comica
con la canzone che ho in testa
tenera come l´aria di casa
dopo il viaggio
che canterà ancora quando tutto
gli occhi gli amori le spine
sarà trasfigurato.
Mi niña es una hermosísima
presencia de lo alejado
como una nube en el cielo
que evidencia el verano
mis amigos, pequeño pueblo
de atletas y viñadores
que ríe y que grita sobre el abismo
y la muerte que se acerca
por el camino que vendrá
cuando lúcido o somnoliento
tenga ganas de venir
casi hermosa casi cómica
con la canción que me ronda la cabeza
tan tierna como el aire de casa
después del viaje
que cantará aún cuando todo
ojos amores espinas
sea transfigurado.

 

 

Rimango dentro gli anni consentiti
la camera sempre nuova
e fresca dove sorge la sfida
un letto di risate e confidenze
non importa, non importa se a cantare
sia allodola o usignolo
resto con te nel mattino allegro.
Permanezco en los años consentidos
la habitación cada vez nueva
y fresca donde nace el desafío
un lecho de risas y confidencias
no importa, no importa que cante
la alondra o el ruiseñor
estoy contigo en la mañana alegre.

 

 

Sono le undici e undici, io ti amo
quasi piangendo di fronte
alla tua luce, così vera
e piena dei nostri dieci anni
ti amo quando compari
dalla porta come hai fatto
nella mia vita
portandomi il tuo viso e il tuo seno
perché potessi nutrirmi
del cielo e della terra.
Son las once y once, yo te amo
casi llorando delante
de tu luz, tan cierta
y llena de nuestros diez años
te amo cuando apareces
por la puerta como hiciste
en mi vida
trayéndome tu gesto y tu seno
para que pudiese alimentarme
del cielo y de la tierra.

 

 

Le cose aspettano il mio innamoramento
il cielo mi ama col sole e col vento
mi ama la mia città
l’oro del tuo volto
ma non so ricambiare
vedo l’amore per me
tra le nuvole spaventose e bellissime
l’erba alta del ciglio piegata
da un soffio vasto e forte
il campanile distante e visibile
e ogni cosa che mi ama
mi ami tu che non c’eri
sull’auto ma c’eri
eccome con tutto quell’amore
così simile a te.
Las cosas esperan mi enamoramiento
el cielo me ama con el sol y el viento
me ama mi ciudad
el oro de tu cara
pero no sé cómo corresponder
veo su amor por mí
entre las nubes aterradoras y hermosas
la hierba alta del margen inclinada
por un soplo vasto y fuerte
el campanario lejano y visible
y cada cosa que me ama
me amas tú que no estabas
en el coche pero estabas
y cómo con todo ese amor
que tanto se te parece.

 

 

Ho quarant´anni
domani mi sveglierò
e ne avrò cinquanta
un fiume intero avrà fluito

non mi accada di girarmi
di fare gli inventari
ma se deve conterà l´amore
dato

l´amore senza cambio
preso al volo, dall´aria
e subito lasciato
che non si fermi mai.

Tengo cuarenta años
mañana me despertaré
y tendré cincuenta
un río entero habrá fluido

que no me dé la vuelta
ni haga inventarios
si hace falta contará el amor
que he dado

el amor sin cambio
que se coge al vuelo, del aire
y se deja repentinamente
que no se para jamás.

 

 

Dobbiamo prepararci al sonno dell´inverno
dicono le piogge attese quattro mesi
che irrorano i paesi finalmente
le crepe della terra
mai così allargate
dobbiamo prepararci, fare gesti
che abbiano un´attesa
di nuovo anche se vecchi
aspetta, aspettati qualcosa
abbi bisogno, abbi paura
abbi bisogno di salvezza, di pioggia.
Debemos prepararnos para al sueño del invierno
dicen las lluvias esperadas cuatro meses
que rociarán los pueblos finalmente
las surcos de la tierra
nunca antes tan profundos
debemos prepararnos, hacer gestos
que tengan una espera
de nuevo aunque viejo
espera, esperad algo
ten necesidad, ten miedo
ten necesidad de salvación, de lluvia.

 

 

La neve è formata
da minuscoli aggettivi di ghiaccio
un fiato di voce fa nascere il vento
le foglie bianche si aprono
formando un vocabolario
il mondo parlando si presenta a me.
La nieve está hecha
de minúsculos adjetivos de hielo
un soplo de voz hace nacer el viento
las hojas blancas se abren
formando un vocabulario
el mundo hablando se presenta ante mí.



contacto
www.ibioculus.com | © 2008