Compartir libro en Comparte Europa unida Comparte Europa unida Comparte Europa unida Comparte Europa unida

Europa unida

Dieciocho discursos y una carta

¿Fue realmente Churchill el gran valedor de la unidad europea de la posguerra? ¿Iba su idea de Europa más allá de una mera cooperación entre gobiernos? ¿Cuál era su opinión sobre la participación británica? Sería tan sencillo como inútil recurrir a una cita aislada del popular político británico para responder a estas cuestiones.
En cambio resulta más interesante y revelador atender a lo dicho por él en público sobre esta temática pues, como señala Charles Powell en el epílogo de este libro, «a lo largo de su dilatada vida política nuestro protagonista tuvo el valor y la inteligencia de plantearse, con sorprendente honestidad intelectual, algunas de las preguntas que siguen suscitándose hoy día no solamente sobre el papel del Reino Unido en Europa, sino también sobre la naturaleza misma del proyecto europeo».
Este libro recoge dieciocho discursos pronunciados por Churchill entre 1945 y 1957 relativos a Europa. Todos ellos escritos con una prosa pulcra y brillante, ya que, como se indica en el estudio introductorio, si había algo que este Nobel de Literatura cuidaba con esmero eran los textos de sus discursos. Se incluye también una reveladora carta final escrita por Churchill en el momento de la solicitud de adhesión del Reino Unido a las Comunidades Europeas.

Esta obra ha recibido una ayuda a la edición del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

COLECCIÓN: Nuevo Ensayo
SERIE: Raíces de Europa
MATERIAS: Líderes y liderazgo políticos, UE e instituciones europeas, Historia del siglo xxi: c. 2000-, Historia de Europa
PÁG: 208      TAMAÑO: 15 x 23 cm      PUBLICACIÓN: May 2016      ISBN: 978-84-9055-135-6
disponible en ebook:Europa unida en epub
 
¿En qué librería lo puedo comprar?
Dicen del libro

Autor

Winston S. Churchill

Winston Churchill, (Palacio de Blenheim, 1874-Londres, 1965) abandona en el año 1900 la carrera militar para ocupar por vez primera un escaño en la Cámara de los Comunes. Para entonces, ya había alcanzado fama por su huida de una prisión boer y sus trabajos de corresponsal de guerra. Continuó en ascenso hasta 1915, cuando el desastre de Dardanelos pareció acabar de golpe con su brillante carrera. Hasta 1940 no se recobraría plenamente para vivir, en la Segunda Guerra Mundial, su hora más dulce, liderando al Reino Unido hacia la victoria aliada. En julio de 1945 sorprendió al mundo al perder las elecciones. Ejerció un segundo mandato en 1951 hasta su renuncia final en 1955. Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial la creación de una Europa unida fue, en palabras de su biógrafo Martin Gilbert, «uno de los tres asuntos que dominarían su pensamiento».

LIBROS RELACIONADOS

¿Quieres recibir más información sobre este tema? Suscríbete a nuestro boletín.
Cerrar